• Inicio

En el marco del cierre del Tercer Congreso Internacional de Innovación Educativa “Transformando la educación para los retos del futuro”, organizado por el Tecnológico de Monterrey, el empresario educativo y escritor norteamericano Bryan Alexander, aseguró que aunque la tecnología implica tanto aspectos positivos como negativos, no es un enemigo de la educación.

La transición digital completa en aulas educativas es inexistente, pues hay temas que deben ser leídos en papel o un dispositivo especial para la lectura, más no una tableta que lo único que provocará es que los niños comiencen a perder la vista a temprana edad, señaló Miguel Ángel Temprano, CEO  de Educaline.

Hace unos años que se viene hablando cada vez con más insistencia en las competencias digitales docentes, como una necesidad imperiosa para los profesores que quieren estar a la altura de las demandas del aprendizaje actual, del que ya hablamos en muchas ocasiones, sin ir más lejos en la entrada anterior.

Pero ¿qué es la competencia digital docente? Y, sobre todo, ¿cómo puedes evaluarla? ¿Y desarrollarla? Pues lo más directo es ir al marco propuesto por el INTEF y actualizado hace escasa fechas (Enero 2017). En la versión 2.0 de 2013 se decía refiriéndose a los alumnos:

Cada startup tiene sus propias luchas, y las empresas de tecnología de la educación no son diferentes. Incluso compañías como Udemy, Coursera y Duolingo, con más de $ 100 millones en fondos, todavía están calculando las cosas a medida que crecen. Son bien conocidos por el público y se consideran las fronteras de la industria, y aún están luchando para ser rentables. Varias empresas nuevas y desconocidas tienen problemas para triunfar y, lamentablemente, muchas fracasan antes de que empiecen. Vamos a discutir algunas de las razones más comunes por las que esto sucede.

Página 1 de 175