• Inicio
  • Displaying items by tag: Linux
Por Ricardo Zermeño González

En la era de la convergencia, parecería que todo lo que nos rodea está relacionado de alguna manera con la industria TIC. Sin embargo, tal afirmación sería simplista y ambigua. ¿Qué es entonces la industria de las TICs? ¿Cómo se segmenta? ¿De qué tamaño es? ¿Cuál es su relación con otras industrias?
En este artículo, el autor responde estas interrogantes y explica los elementos de esta compleja red de industrias convergentes
 
La industria de tecnologías de información y comunicaciones (TIC) es una compleja red de actividades económicas de alto dinamismo y valor agregado, cuyo tronco común es la industria electrónica. En el pasado, muchas de estas actividades estaban separadas, pero hoy están convergiendo, gracias a la introducción de la electrónica digital en los sistemas tecnológicos y a la interconexión mediante redes de conmutación de paquetes de datos, basadas en el protocolo Internet (IP).
Hace algunas décadas, por ejemplo, los equipos electromecánicos de telecomunicaciones tenían poco que ver con las computadoras. Pero cuando los equipos electromecánicos fueron reemplazados por electrónicos analógicos y estos por equipos electrónicos digitales, las diferencias entre el cómputo y las telecomunicaciones se fueron borrando. Hoy la voz transmite en forma de datos y las redes de telecomunicaciones son redes de computadoras; los grandes fabricantes de equipo de telecomunicaciones cada vez se dedican más al diseño de software y menos a la fabricación de equipo. 
Lo mismo a sucedido con los equipos de entretenimiento, de oficina, comerciales, médicos e industriales. Las televisiones y los equipos de sonido se entrelazan con Internet; esta unión propicia que las computadoras sean también televisiones y equipos de sonido.
Además han surgido nuevos dispositivos como los reproductores digitales portátiles (ejemplo: IPod) y las tabletas, que borran las fronteras tradicionales entre el entretenimiento y la computación. Asimismo, las máquinas de escribir, las fotocopiadoras, las cajas registradoras, los dispositivos médicos y los controladores industriales se han transformado en computadoras.
Sin temor a exagerar, tarde o temprano, todo dispositivo será total o parcialmente una computadora en red. En los ochentas, un buen amigo bromeaba diciendo que lo único que no sería digitalizado serían los sombreros de charro. Hoy parece que aún estos tienen el potencial de enlazarse a la red. Si tomamos en cuenta los circuitos integrados de señales de radiofrecuencia (RFID) que pueden insertarse en humanos o en cualquier artículo para ser identificado de forma
remota, podemos afirmar que no sólo los dispositivos sino todo puede ser parte de una computadora en red.
Y en efecto, parecería que todo lo que nos rodea tiene relación con las TIC: los aviones, los autos, las lavadoras, etc. Sin embargo, tal reflexión sería simplista y ambigua. El objetivo de este artículo es describir los diferentes elementos de esta compleja red de industrias convergentes. 
 
Industria electrónica: tronco común de diversas ramas

En síntesis, las ramas de equipo de cómputo, entretenimiento, comercial, oficina, médico, industrial y telecomunicaciones están ahora íntimamente relacionadas, ya que están constituidas por sistemas electrónicos digitales y se interconectan con redes de comunicación de paquetes con protocolo IP.
Todas estas actividades de fabricación de equipo tan diverso constituyen el último eslabón de la cadena de la industria electrónica.
Cada equipo, por diferente que sea, está constituido por sub-ensambles con características similares, principalmente los circuitos modulares, que constituyen la electrónica digital, las partes mecánicas como los gabinetes que los contienen, y por último, por otros sub-ensambles electromecánicos, como los arneses de cables y las fuentes de poder. 
Los circuitos modulares contienen componentes electrónicos interconectados por tarjetas de circuitos impresos. Estos componentes electrónicos son muy diversos, pero los más importantes son los circuitos integrados o "chips".
Los circuitos integrados más conocidos son los microprocesadores y las memorias, aunque también existe una gran variedad de otros circuitos integrados, algunos de ellos programables, que pueden contener el llamado embedded software que describiremos más adelante.
 
Segmentación de la industria TIC

La industria TIC es la convergencia no sólo de las ramas de equipos de cómputo y de telecomunicaciones, sino también de software, servicios TI, servicios de telecomunicaciones y consumibles. 
 
I. Equipos de cómputo

La categoría equipos de cómputo incluye desde los dispositivos personales como las PC, las tabletas y los teléfonos inteligentes, hasta los grandes servidores y los equipos periféricos.
Los periféricos pueden agruparse en dispositivos de entrada (teclados, ratones, scanners y todo tipo de sensores), de salida (monitores e impresoras) y de almacenamiento de datos (grabadoras de cintas y discos). Estos últimos utilizaran los llamados consumibles: cartuchos de tinta, tonners, discos magnéticos, discos compactos (CD) y chips portátiles de memoria con conexión estándar universal (USB).
Los equipos de telecomunicaciones son cada vez más computadoras con software especializado. En esta categoría están los equipos encargados de la conmutación de señales y equipos que llevan a cabo su transmisión.
Se incluyen desde dispositivos para redes de área local-que se emplean en casas y en organizaciones-, hasta los equipos que forman la red dorsal de los operadores de telecomunicaciones. 
 
II. Software

En el principio, el hardware y el software eran indivisibles. Las computadoras se programaban con un lenguaje del más bajo nivel o lenguaje de máquina (unos y ceros). Después surgieron los sistemas operativos y lenguajes de alto nivel (más parecidos al lenguaje humano) para automatizar y facilitar la tarea.
En los primeros años del cómputo, las aplicaciones estaban entrelazadas con los datos, pero luego surgieron los manejadores de bases de datos relacionales para agilizar la lectura y escritura de datos y ofrecer mayor versatilidad. Hoy en día, se cuenta con tres grandes divisiones para el software: sistemas operativos (por ejemplo, Linux, Unix, Windows), herramientas y lenguajes de desarrollo (por ejemplo, hojas de cálculo, manejadores de bases de datos, java y c++)
y por último aplicaciones (por ejemplo, contabilidad, nómina, ERPs).
En la actualidad, está emergiendo una nueva división del software que promete mucho: la lógica de las aplicaciones se empieza a diferenciar entre lógica de la aplicación y la lógica del negocio. La lógica del negocio puede ser entendida y modificada por los no especialistas para que las aplicaciones se reprogramen automáticamente, ofreciendo gran flexibilidad.
Los modelos de negicio para generar el software pueden distinguirse en cuatro grandes facetas; software como servicio a la medida, software como producto, software como servicio estándar por Internet y software dentro de un producto.
El software como servicio a la medida puede generarse en los departamentos internos de sistemas que tienen las organizaciones (algunos no consideran esta capacidad de desarrollo como parte de la oferta). También pueden diseñarse bajo contrato por un tercero (los desarrolladores de software a la medida o
fábricas de software).
De hecho, todo software surge como "proyecto a la medida", pero el que desarrollan los departamentos internos y las fábricas de software son aplicaciones, por lo general verticales o de uso específico. El software como producto surgió cuando los desarrolladores a la medida encontraron un mercado más grande para su software y lo lanzaron como producto. En los ochentas, a esta modalidad se le llamó paquetes de software (shrink-wrapped software). Existen paquetes para todo tipo de software, desde sistemas operativos hasta herramientas, lenguajes y aplicaciones. 
El software como servicio estándar remoto no es un concepto nuevo, pero tomó auge con Internet, con las nuevas herramientas de virtualización y con la disponibilidad y abaratamiento de la capacidad que ofrecen las redes de comunicaciones (la llamada banda ancha). El software como servicio estándar por Internet puede ofrecer la funcionalidad para todo tipo de software (sistemas operativos, herramientas, lenguajes y aplicaciones) y para dispositivos personales (PCs virtuales, por ejemplo), servidores y equipos de almacenamiento. Mediante el software estándar se puede tener acceso por Internet a todos los recursos de cómputo (lo que hoy se ha rebautizado como cómputo en la nube).
El software dentro de un producto (embedded software) generalmente se graba en circuitos integrados reprogramables. Se le emplea para automatizar sub-sistemas que forman parte de lavadoras, refrigeradores, automóviles, aviones y una gran multiplicidad de aparatos, y para facilitar la "comunicación" de estos con el usuario. 
 
III. Servicios TIC

Los diferentes servicios de TIC forman parte de un ciclo de planeación, integración, implantación, operación, soporte y mantenimiento. La planeación de los sistemas TIC por parte de los usuarios finales pueden ser asistida por servicios de consultoría, diseño, ingeniería, reingeniería de procesos de negocio
y capacitación. La integración y la implantación generalmente van juntas. La empresa que se contrate será la responsable de construir y poner en marcha 
un sistema TIC en un tiempo, configuración y presupuesto determinados. Es común que se integren equipos de cómputo y telecomunicaciones, así como software suministrados e implantados por uno o varios proveedores coordinados por el integrador líder-responsable.
Estos servicios incluyen todo tipo de sistemas y redes, así como la capacitación requerida para ponerlos en marcha. En este tipo de servicios se incluye el desarrollo e implantación de aplicaciones integradas para la planeación coorporativa (ERPs)-, pero no la integración de nuevos equipos (el software como servicio a la medida es parte de esta categoría).
La operación de los sistemas y las redes TIC descansa en los departamentos de sistemas y telecomunicaciones y/o en terceros que deben cumplir los niveles y calidad de servicio que requiera la organización. Desde su origen, casi todos los servicios de telecomunicaciones han sido prestados por terceros, llamados operadores o carriers. Estas empresas operan redes y sistemas propios para ofrecer servicios de telecomunicaciones tales como servicios telefónicos, fijos y mó-
viles, servicios de transmisión de datos e Internet, servicios de redes privadas virtuales y servicios de comunicaciones IP.
En contraste, los servicios de TI (asociados al cómputo) son suministrados por departamentos internos, aunque hay una tendencia creciente a que sean contratados a terceros bajo el esquema de outsourcing tradicional, servicios administrados y/o servicios estándar por Internet ("cómputo en la nube"): 
 
-Se le llama outsourcing tradicional al establecimiento de contratos multianuales de servicios a la medida, que se proveen utilizando los sistemas asignados a un solo cliente (no se comparte la info-estructura TIC entre varios clientes). Estos contratos suelen ser integrales o compuestos por muchos tipos de servicios (por ejemplo, cuando todos los sistemas y redes de una organización son operados por un tercero o outsourcer).
 
-Los servicios administrados son también contratos a la medida, pero el operador comparte total o parcialmente sus sistemas para darle servicio a varios clientes y su contratación puede ser baja demanda (pago por uso). Estos servicios son más específicos o modulares, ya que sólo incluyen un tipo de servivos (soluciones de impresión, por ejemplo).
 
-Los servicios estándar por internet ("cómputo en la nube") son pre-configurados, bajo demanda, y se prestan compartiendo los sistemas para servir a todos los clientes. Mediante el uso extensivo de software de virtualización, se puede aprovechar mejor la info-estructura TIC del operador. 
 
-Los servicios tercerizados asociados al cómputo que prestan las empresas tradicionales de TI incluye la administración de los equipo del usuario final, la operación de centros de datos y sus aplicaciones, y los servicios de monitoreo y gestión remota, incluyendo la seguridad. Los servicios administrados y los estándar por Internet ofrecen acceso modular a la funcionalidad de toda la info-estructura, de manera que pueden atender el almacenamiento de datos, los sistemas operativos, los lenguajes de desarrollo, o las aplicaciones y procesos de negocio.
En lo que respecta a los servicios de soporte a equipos y software, estos pueden suministrarse de manera remota (por vía telefónica o en línea) o en sitio. Sirven para apoyar a los usuarios a utilizar mejor los sistemas y/o a los responsables de estos a resolver problemas técnicos (estos servicios se organizan 
mediante mesas o centros de ayuda, con personal de varios niveles de especialidad).
Finalmente, los servicios de mantenimiento de equipos y software pueden proveerse también en forma remota o en sitio y se les emplea para predecir, prevenir y/o corregir problemas en la operación de los sistemas. 
 
Dimensionamiento de la industria en México

En las últimas décadas, los proveedores de equipo electrónico de marcas reconocidas han subcontratado a un puñado de empresas ensambladoras de equipo con presencia global (los llamados contract manufacturers); estos se encargan del ensamble final y el ensamble de circuitos modulares y muchos de ellos se ubican en Guadalajara, Jalisco ciudad que se a convertido en un aglomerado importante (cluster) de la industria electrónica. Por otro lado, Tijuana y Mexicali son también centros globales de ensamble de equipos de entretenimiento, sobre todo televisiones. En conjunto, la industria electrónica es una de las principales ramas explotadoras de México; sus dimensiones y diversificación son de talla mundial, aunque el valor agregado local es todavía muy pequeño.
Las empresas de desarrollo de software a la medida y de otros servicios TI también se han convertido en grandes exportadores en los últimos años. 
Aunque las cifras de exportaciones de estos servicios TI son difíciles de encontrar, nuestras estimaciones de las ventas de exportación de las empresas líderes son más de 1,300 millones de dólares y se han acelerado recientemente.
El mercado local de TIC también tiene una dimensión muy importante y su potencial de crecimiento es enorme; mientras que en 2009, el mercado TIC en México representó 3.9% del Producto Interno Bruto, para países como China la proporción fue de 7.1%. Sin embargo, para tener una idea completa del tamaño del mercado TIC local es necesario identificar en tamaño de los departamentos internos de TIC. En términos de empleo, por ejemplo, estos departamentos representaron 91% del personal especializado en TIC en México.



Paginas: 46-51
Fecha: agosto / septiembre 2011 
Fuente: Política digital 
 
 
 
 
 
Published in Revistas Digitales
Jueves, 13 Octubre 2011 17:09

Suba su empresa a la nube

Existen alternativas para almacenar datos e información en la red.

Si está arrancando su negocio, o tiene una pequeña o mediana empresa que por su crecimiento requiera mayor capacidad tecnológica para operar, pero no desea o no cuenta con los recursos para invertir en la infraestructura física, el cómputo en la nube (Cloud Computing) puede ser su solución.

Cloud Computing es un modelo de prestación de servicios de negocio y tecnología, que no requiere instalar ningún tipo de hardware (equipos), ya que las aplicaciones, datos y recursos computacionales son provistos a través de internet.

De acuerdo con especialistas en tecnología, los usuarios como usted pueden acceder a este tipo de servicios sin ser un experto o tener amplios conocimientos de internet; sólo requiere de su computadora u otros equipos, dependiendo de los servicios que requiera.

Con esto, podrá acceder a las diversas ofertas en el mercado, que pueden ser gratuitas o muy completas para almacenar y administrar información compleja.

Francisco García, directivo de Private Cloud Computing de IBM, comentó que Cloud Computing es una nueva forma de consumo y entrega de servicios tecnológicos.

"El modelo de cloud es un modelo de negocios en donde las aplicaciones, los datos y los recursos de TI (Tecnología de Información) son suministrados en forma de servicios por la red"", explicó García.

Lo que se busca con Cloud Computing es un autoprovisionamiento, es decir, que los usuarios puedan obtener recursos tecnológicos por sí sólos; que puedan entrar a un sistema, un porta, y autoabastecerse de servicios TI sin tener que esperar días o semanas para obtener una autorización del departamento tecnológico o de un servicio externo, dijo el directivo de IBM.

"Le brinda a la empresa una mayoragilidad, porque pueden tener una disponibilidad de recursos más rápida, más ágil; le brinda a la empresa una agilidad para responder internamente a los requerimientos, y le brinda una posibilidad de tener una mayor cantidad de servicios nuevos aprovechando esta nueva tecnología", destacó García.

En el mercado, los proveedores compiten con ofertas y modelos muy aterrizados a las necesidades de emprendedores y Pymes, por lo que son capaces de ofrecer asesoría para sus requerimientos y necesidades específicas.
A continuación le presentamos algunas de estas ofertas.


Pequeñas y gratuitas

En el mercado existen nubes gratuitas como Dropbox o Backupify, con las que puede comenzar a experimentar y conocer el funcionamiento de las nubes, para posteriormente contratar un servicio profesional.

Por ejemplo, en el caso de Dropbox, es posible almacenar hasta 2 Gigabytes (GB) de información en la nube de manera gratuita, que pueden ser fotos, videos, documentos, datos de su disco duro, entre otros.

Al ser un servicio multiplataforma, se puede instalar tanto en Linux como en Windows y hasta Macs, así como en teléfonos inteligentes (Android, iPhone, Blackberry) o en alguna tableta, como la famosa iPad.

También es posible compartir información con otros usuarios a través de la nube, enviando, bajando o editando información en internet.
Además, se pueden crear carpetas con autorización de acceso sólo para un grupo selecto.

También se pueden crear carpetas para acceso de un grupo que sea autorizado por el usuario de la nube cuya información puede ser utilizada y descargada por los cibernautas autorizados por el dueño de la nube.

Cuando lo tenga instalado en su computadora, sólo tiene que arrastrar el archivo que quieras compartir a la carpeta que escogió para almacenar los archivos de Dropbox se encargará de subir los archivos a la nube. (http://www.dropbox.com/).

En el caso de Backupify (https://www.backupify.com/) en su versión gratuita, es una nube que almacena o respalda hasta 1 Megabyte (MG) de la información que el usuario tiene en sus cuentas de Google y en las redes sociales, de manera que al entrar a su cuenta de Backupify elige los servicios que desea actualizar en la nube, la herramienta los integra a su nube automáticamente y cuando lo desee puede accesarlos desde el servicio virtual.


Las que cobran por su espacio

De acuerdo con German Vera, especialista en soluciones de cómputo en la nube de CA Technologies, subir su información y procesos tecnológicos a la nube genera ahorros de tiempo y dinero a las Pymes, el cobro por usuario con acceso a la nube varía entre los 20 y 60 dólares mensuales, dependiendo de la tecnología y los productos que se contraten.

Vera aseguró que con este servicio la Pyme destina su energía en las actividades del negocio por lo que en promedio se ahorran aproximadamente un 37 por ciento en gastos operativos.

"El usuario ya no se preocupa de las capacidades tecnológicas de la empresa, pues en el esquema tradicional, la Pyme se tenía que preocupar por crecer servidores, comprar otro servidor, bases de datos; en el caso de la nube le dices al proveedor la brinda", detalló el especialista de CA Technologies.

En el caso empresarial, el cómputo en la nube consiste en que la empresa coloque la información y servicios tecnológicos que no son parte clave de la operación de la compañía en internet, de modo que no consume recursos económicos, físicos ni humanos extra y colocar su energía en el desarrollo de su estrategia de negocio, explicó Roberto Calleja, gerente de producto de servicios en línea de Microsoft.

"Las compañías voltean a ver a la nube pues reduce costos operativos y la implementación de servicios es rápida y sencilla pues permite a los usuarios y empleados estar en las últimas versiones de cualquier programa", explicó Calleja.

De acuerdo con el gerente de Microsoft, las Pymes y la mayoría de las personas han usado la nube desde hace mucho tiempo, pero no utilizaban servicios dedicados para la pequeña empresa sino para el consumidor ya que guardaban y mantenían su información, presentaciones y datos clave en sus cuentas de correo o redes sociales.

"El computo en la nube lleva bastante tiempo enfocado al segmento de consumidor desde Hotmail, Messenger, Facebook y Twitter", explicó Calleja.

El gerente de Microsoft dijo que para las Pymes era complicado y costoso administrar, por ejemplo, un correo electrónico profesional el cual ofreciera, además del correo, calendario, tareas, colaboración en línea, compartir recursos y con la nube este tipo de recursos es posible a bajos costos.

"Hasta hace poco tiempo para una empresa era económica y técnicamente inviable por que necesitaba capacidades como conocimientos técnicos que no tenía, así como inversiones que regularmente para pocos usuarios era costeable".

"Mientras que la nube permite que se pague por servicio, por usuario y no por compañía, sólo se contrata para lo que se necesite, con lo que estas bajas inversiones hacen que se elimine la barrera de adopción de esta herramienta", comentó Calleja.


Es sencillo contar con este recurso

Para Jorge Gómez, director de negocios de Intel México, las Pymes requieren de un servicio de cómputo en la nube que tenga aplicaciones automatizadas.

"Hoy la Pyme se ve beneficiada, pues tienen (en la nube) los servicios no críticos de la empresa como mail, facturación electrónica", explicó Gómez.

El directivo de Intel aseguró que veremos un movimiento masivo de las Pymes hacia la nube en los próximos tres a cinco años por que la tendencia es que poco más del 40 por ciento de las compañías buscarán moverse al cloud computing en los próximos cinco años.

Gómez recomienda que antes de subirse a la nube, las empresas deben de considerar hacer un diagnóstico para conocer lo que tienen y lo que necesitan.

"Tienen que hacer un autoestudio o autocrítica de los procesos que les quita el tiempo, deben considerar el impacto de colocar su información en la nube, evaluar más de dos opciones y pensar más allá del precio, de lo `bonito o feo´, sino considerar quien está detrás de la plataforma y deben informarse sobre lo que es cloud en páginas como la de Intel o Microsoft", recomendó Gómez.

Una de las ventajas de la contratación del cómputo en la nube es que en una semana es posible contar con el servicio activo, tras seguir una serie de sencillos pasos, mencionó German Vera de CA Technologies.

"Se determina con el cliente el servicio, productos o módulos adicionales a contratar, se determina la cantidad y tipo de usuarios, se presenta la propuesta al cliente, se firma el contrato y en una semana el cliente recibe un correo electrónico con las instrucciones", detalló el experto de CA Technologies.

Además, es posible accesar a la nube desde cualquier sitio, ya sea desde la oficina o desde cualquier dispositivo móvil, aseguró Vera.


¿Cuándo empezar a subirse a ella?

Rafael Funes, director general de Dyna Ware, empresa proveedora de almacenamiento de información, la nube es una evolución natural de la forma en que las empresas usan las Tecnologías de la Información y de la Comunicación (TIC´s).

Hoy en día, las empresas y usuarios usan la combinación de recursos disponibles, como internet, computadoras, tablets o Smartphones, como punto de acceso del usuario final, y la oferta de proveedores de servicios que deciden ofrecer estos servicios a través de la nube son diversos y para todo tipo.

¿Pero cuál es el momento idóneo para subir `algo´ a la nube? Según Rafael, ese momento llega cuando una organización se da cuenta de que existen en el mercado opciones accesibles y a su medida, para compatir y almacenar de manera segura su información.

Pero sobre todo, cuando se da cuenta de que la seguridad, la disponibilidad y el beneficio neto total que dará la solución que elijan, dará un mayor beneficio y un menor costo de inversión a la empresa.


¿Qué pasos se deben seguir?

Una vez que la empresa está decidida a subirse a la nube, debe tener en cuenta algunas cuestiones.

Primero; ver qué cosas pueden ser importantes para subir, y no subir todo lo que se le ocurra; tener un enlace a internet de calidad, depende de lo que suba, pero lo óptimo es de 1 a 2 MB; y considerar que el gasto que hará irá en función de las aplicaciones a subir.

Segundo; los usuarios deben estar familiarizados con el equipo de cómputo con el que regularmente trabajan; y debe haber un proceso de capacitación; y analizar juntos cuáles de sus aplicaciones o funciones requieren o darían mayor beneficio si se tuviera acceso a ellas de manera obicua, es decir, desde donde sea y a través de una variedad de dispositivos electrónicos.

Para estar en la nube, en el mercado hay varios proveedores de almacenamiento, los cuales ofrecen precios que van desde 100 dólares anuales, hasta 600 dólares por usuario al mes, dependiendo del tipo de información que se subirá a la nube.

El precio dependerá del conjunto de necesidades que el cliente tenga, del número de usuarios a los que quiera dar acceso, y del volumen de transacciones que realizará la empresa y los usuarios.

DynaWare es uno de los proveedores de almacenamiento de información en la nube, tiene 10 años en el mercado, y ofrece soluciones para organizaciones hasta con mil 500 usuarios.


¿Qué subir?

Los expertos aseguran que la nube es 99 por ciento más segura que las instalaciones internas, es decir, que las computadoras, laptops o el servidor que pueda tener las empresas.

Con la nube es posible evitar el robo de información, que es de las prácticas más comunes al interior de una empresa, y lo cual conlleva a un sin fin de problemas y gastos inesperados.

Los proveedores de almacenamiento de información en la nube, cuentan con áreas especializadas para el control de accesos, y de respaldos, lo cual garantiza la seguridad de la información, comentó Rafael Funes.

Algunos de los documentos que a una empresa podría interesar subir a la nube son, por ejemplo, hojas de cálculo, aplicaciones empresariales, o colaboraciones entre las áreas de una organización. Aunque la lista podría ser interminable.

"El estar en la nube se vuelve atractivo aunque la empresa no tenga sucursales, porque si el ejecutivo de ventas sale, o el de producción no está, o si el director salió del País, están todos conectados en línea en tiempo real, lo cual reduce tiempo y costos", mencionó Funes.




Fuente: Suplemento especial de negocios-REFORMA
Lunes 26 de Septiembre de 2011
Published in TICs
Viernes, 27 Mayo 2011 17:09

Laboratorio de desarrolladores.

Las instituciones superiores mexicanas están viendo el interés de los estudiantes por el amplio  mundo de las aplicaciones móviles.

"En la Universidad Iberoamericana (UIA) nos adaptamos a lo que sucede en el mercado. Así, tenemos materias de programación en lenguaje C, programación gráficas".

Desde 2010, ha habido un especial interés por el desarrollo de aplicaciones móviles.
Desde hace unos meses, ya tienen disponible MatSol en iTunes.

"Este es el proyecto más concreto, pero ya se están creando otros. La idea es diseñar un laboratorio para aplicaciones. Actualmente, ocho alumnos están dedicados al desarrollo de programas en la UIA".

Uno de los problemas que limita la creación de aplicaciones es el poco presupuesto  que se le otorga a la investigación.


Mejoran la experiencia

Desde hace más de 5 años, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) diseña aplicaciones para diferentes dispositivos.

En la Facultad de Ingeniería se fundó el Laboratorio de Aplicaciones Inalámbricas y Web. En 2004 desarrolló app que enviaba a los celulares los videos de los goles del balompié mexicano, instantes después de que sucedían

La idea de otros proyectos es mejorar la experiencia de los estudiantes y académicos en el campus. Con el uso de aplicaciones.


Amplían los proyectos

El Tecnológico de Monterrey ha incursionado en la tecnología educativa para el aprendizaje móvil desde hace varios años, pero fue hace 3 años cuando inicio el esfuerzo para el desarrollo de aplicaciones móviles.

"Arrancamos con aplicaciones para BlackBerry en el 2008. Desarrollamos programas para el proceso de enseñanza-aprendizaje.

Hace poco, añade, se desarrolló una barra de herramientas que integra navegadores como Safari, Explorer, Firefox sober Windows, Mac y Linux. Por el momento sólo es para la comunidad del Tec de Monterrey, pero en futuro se abrirá al público en general para que puedan probarla.

"Definitivamente existe una brecha si se compara con Estados Unidos, pero estamos trabajando con el  fin de reducirla". "Lo más importante es involucrarnos y comprometernos para trabajar en esa línea, tanto estudiantes como académicos".

La institución privada cuenta con el Laboratorio de Innovación y Desarrollo de Tecnologías Moviles, la cual está dentro del Centro de Desarrollo Empresarial y de Transferencia de Tecnología.

Así, la universidades empiezan el camino hacia la movilidad, dando herramientas a los estudiantes para que desarrollen todo tipo de programas.

 

El Universal-Tech Bit
Lunes 21 de Marzo del 2011

Published in TICs