Lunes, 21 Enero 2013 20:26

Acciones contra el ciberacoso

Written by
Rate this item
(0 votes)

 

En la Red todo se intensifica y multiplica de una forma inimaginable, y prácticas como el ciberbullying (acoso psicológico entre iguales que implica el uso de las nuevas tecnologías) y grooming (acoso sexual a menores por Internet) pueden adquirir dimensiones catastróficas.

Recientemente, el caso que ha causado más conmoción, no sólo en la sociedad canadiense, sino en el mundo, es el de Amanda Todd, quien tenía 15 años cuando se suicidó, el mes pasado, después de no soportar una constante intimidación, desde los 12 años, por parte de un hostigador anónimo.

Todo empezó con una foto digital en la que ella aparece con el torso desnudo y que su acosador utilizó para chantajearla. De nada sirvieron los constantes cambios de colegio de la joven canadiense, siempre se hacía presente la sombra de ese sujeto.

Antes de quitarse la vida, decidió subir un video a Internet en el que narra, por medio de pequeñas cartulinas, el tormento que vivió durante tres años. Cuenta cómo la humillación se trasladó de lo online al espacio físico.

Una de las frases que más llaman la atención es la que hace referencia a la imagen que estuvo en poder del acosador: "Nunca podré tenerla de vuelta. Está ahí (en Internet) para siempre".

Es decir, se hizo consciente de que perdió el control de esa fotografía —en realidad nunca lo tuvo— en la que muestra los pechos a petición de un extraño. El archivo fue visto por sus diversos compañeros de escuela, quienes no dudaron en convertirse en los nuevos intimidadores.

La separación entre lo virtual y lo real se difumina constantemente, sobre todo con la irrupción de nuevas plataformas "sociales" que demandan al usuario compartir aspectos de su vida personal.

Ni por un minuto los adolescentes dudan en querer pertenecer a los escenarios virtuales, sobre todo porque sus amigos están ahí, representan entornos "naturales" e incluso los dominan más que sus propios padres.

Los "depredadores" aprovechan la situación para acechar a sus víctimas —quienes regularmente están solas frente a sus computadoras o dispositivos móviles—, ganarse su confianza, convertirse en sus "confidentes" y llevarlas al terreno que mejor les convenga, todo al amparo del universo de los ceros y unos.

En el caso del ciberbullyng, la Red es utilizada para intensificar una práctica que no inicia precisamente en lo virtual, sino afuera, por ejemplo, en la escuela.

Sea como sea, si se quieren evitar más casos como el de Amanda Todd, es necesario empezar a consolidar, de nuevo, la confianza entre padres e hijos, y fomentar un buen uso de las redes sociales.

Si surge alguna situación en línea que pudiera afectar la salud física y mental de los jóvenes, saber que cuentan con el apoyo de los adultos, ya es un buen inicio para actuar contra los ciberacosadores.

 

 

 

 

Fecha: Lunes 5 de noviembre de 2012
Fuente: EL UNIVERSAL-Tech Bit

 

Read 933 times Last modified on Viernes, 09 Noviembre 2018 22:20