Jueves, 29 Marzo 2012 17:39

Ubicuidad ultra móvil, tercera era del cómputo

Intel juega un papel central y permanente en la bautizada "era Post PC". Sus microprocesadores son solo una parte de la estrategia 

Por Carlos Fernández de Lara 

Intel, la firma más grande de microprocesadores del planeta, no planea quedarse fuera del creciente-y cada vez más rentable-mercado de las tabletas multimedia, la híper movilidad y el cómputo en la nube. Para ello compañía está invirtiendo no sólo dinero sino también tiempo en el desarrollo de estrategias y nuevos estándares para el sector IT. Así lo dejaron ver Scott Overson y Jorge Gómez, director general y director de Negocios del Intel México, respectiva-
mente, en entrevista con InformatioWeek México, al definir la evolución y participación de la firma alrededor de los dos fenómenos más importantes dentro de la industria IT actual: movilidad y Cloud Computing.
Bajo los nombres de ultrabooks Intel Cloud 2015 Visión, Overson y Gómez muestran que la estrategia de la compañía es seguir operando como el cerebro de todo sistema de cómputo, independientemente de si se trata de una ultrabook, un servidor, una estación de trabajo, un automóvil o un dispositivo de bolsillo.

LOS 3 PILARES DE LA NUBE, SEGÚN INTEL

1. Federada. Se busca romper la dependencia de ofertas comerciales con el fin de que todos los proveedores sean compatibles y operen bajo estándares abiertos

2. Automotizada. Para su éxito, la Nube debe aprender a mover cargas de trabajo y servicios, así como adaptarse a necesidades sin intervención humana

3. Enfocada en el cliente. Si operan bajo estándares y de forma automática, los proveedores de servicios y tecnologías pueden enfocar su trabajo en el desarrollo de aplicaciones a favor del cliente sin importar el dispositivo: PC, ultrabooks, automóviles, telemedicina, etcétera.

NI NOTEBOOK, NI TABLET; LAS NUEVAS PC DE LLAMAN ULTRAS

Mientras analistas, futurólogos y expertos en tecnología aseguran que la llegada de las tabletas multimedia, los teléfonos inteligentes y los servicios en la Nube han marcado en fin de las PC como se les conoce, para Overson su llegada sólo significa una evolución más en el mercado de la computación: "Para Intel la era Post PC no significa el reemplazo de las notebooks y desktops. Al contrario: la computadora personal sigue siendo la solución central de muchas ex-
periencias de cómputo de usuarios y negocios".
Pese a lo que uno podría pensar, dado el creciente consumo de tabletas fabricantes como Apple, RIM, Samsung o Motorola, la realidad es que la venta de computadoras no enfrenta un declive masivo.
De acuerdo con Gartner, en 2011 se despacharon más de 387 millones de computadoras, y se espera que para 2012 la cantidad se eleve a 440 millones, lo que significa un aumento de 13.6%. Aun así, la consultora advierte que las ventas se verán afectadas a medida que usuarios y empresas enfocan sus inversiones en nuevos dispositivos de cómputo para cubrir "demandas o necesidades adicionales".
En ese sentido Overson agrega que las tabletas multimedia y los teléfonos inteligentes tendrán su nicho de mercado y usuarios particulares; situación similar para las recién llegadas ultrabooks, que "no son ni tablets ni smartphones".
Presentada en forma durante Computex 2011, en Taipéi (Taiwán), la ultrabook promete ser una nueva plataforma de cómputo, a diferencia de las netbooks, ofrecerá rendimientos similares o superiores a los de computadoras actuales integrando características de las tablets multimedia.
Algunos analistas las han bautizado como "tablet o notebook con esteroides". Aun así, el segmento tiene tal relevancia para la firma de microprocesadores que decidió abrir un fondo de $300 millones dólares para acelerar el desarrollo y crecimiento de mercado. A decir del presidente de Intel Capital, Arvind Sodhani, el segmento será un área importante dentro de la industria del cómputo a nivel global, valuada por la firma de consultoría IDC en más de $261,000 millones de dólares.
El interés ya está rindiendo frutos, pues durante el Intel Developers Forum, en la ciudad de San Francisco (Estados Unidos), ejecutivos de la firma aseguraron
que ya han despachado más de 75 millones de procesadores Intel Core de segunda generación, enfocados principalmente en crear la primera camada de ultrabooks.
Overson adelanta que con la salida de las arquitecturas Ivy Bridge (a principios de 2012) y Haswell (al comienzo de 2013), la compañía entregará nuevas funcionalidades de desempeño, rendimiento, consumo de energía y seguridad, capaces de crear una experiencia de cómputo móvil nunca antes vista.
"En Intel tenemos una visión definida como Cómputo continuo, en la que tarde o temprano computadoras, tabletas, netbooks e incluso cajeros automáticos, automóviles y la Nube requerirán de poder de cómputo estable. Desde hace varios años estamos trabajando para ser parte y habilitadoras de esa evolución", apunta Overson.

SEGURO Y CON LARGA BATERÍA 

Con Ivy Bridge, Intel promete entregar funciones de seguridad únicas, apalancadas a raíz de la compra de McAfee. En particular cuenta con un servicio antirrobo que entregará funciones de bloqueo del dispositivo, limpieza de datos y seguimiento de la ubicación del mismo.
La llegada de Haswell, en 2013, permitirá la posibilidad de crear ultrabooks con un desempeño superior al de cualquier computadora portátil en el mercado y un ahorro de energía capaz de proveer más de 10 días de duración de la batería en modo de espera.

CLOUD: HORA DE HABLAR DE ESTÁNDARES

Los dispositivos son apenas una arista en la estrategia de Intel. La firma también planea operar como el cerebro de silicio de cada aparato o servidor dedicado a entregar servicios o aplicaciones a través de la Nube. "Queremos que el concepto de Cloud pierda el sentido comercial; por eso en Intel entendemos el cómputo en la Nube bajo un modelo federado, automatizado y enfocado al cliente (ver Recuadro adjunto, "Los 3 pilares de la Nube, según Intel"), ya sea que este cliente sea un dispositivo o una persona", dice el director de Negocios de la firma.
El objetivo, a decir de Gómez, es crear una visión alrededor de Cloud, planteando su evoloción durante los siguientes 15 años. Y para ello la empresa creó la Open Data Center Alliance (ODCA), asociación "democrática" en la que participan más de 280 empresas alrededor del mundo de diferentes industrias, todas ellas dispuestas a compartir sus mejores prácticas, proyectos y consejos en torno a iniciativas de Nube.
"Tenemos desde bancos, compañías de manufactura y PyME, hasta firmas mexicanas como Grupo Salinas, Banorte y Cemex. Lo que la ODCA busca es comenzar a crear reglas y estándares a través de experiencias, comentarios y sugerencias de organizaciones de todo el mundo", explica Gómez.
En otras palabras, se trata de un libro de recetas "imparcial" para todas aquellas organizaciones que tienen dudas sobre riesgos, limitantes, costos e incluso los famosos acuerdos de niveles de servicio (SLA) que hay alrededor del modelo de Cloud Computing.
El valor para Intel es jugar como proveedor de microprocesadores de esas plataformas y dispositivos conectados a la red. Todas las soluciones de la empresa IT habilitadas para operar servicios o aplicativos bajo demanda tienen ya un distintivo con el nombre Cloud Builder.
"Si pensamos en la Nube como producto y le damos una visión a corto plazo se estancará, porque igual y hoy el automóvil nos funciona, pero qué va a pasar en 2015 cuando tengamos más 15,000 millones de dispositivos conectados a la red", deja ver Gómez.

         

Paginas: 34-35
Fecha: octubre 2011 
Fuente: InformationWeek México

Media